Sin disciplina no se puede ganar la batalla espiritual

el

Nuestro enemigo Satanás y sus ángeles caídos son seres reales y personales que desean nuestra condenación y agonía eternas junto con ellos en el infierno. Este mundo tiene un príncipe caído, un ser espiritual que es un poderoso ángel caído (cf. Juan 14, 30). Jesús es nuestro Rey, nuestro gran Capitán en nuestra batalla en curso contra todos los malvados en este mundo-

PorP. John Zuhlsdorf. Catholic Herald. 30 de julio de 2019.

El 17º Domingo Ordinario, la Colecta para la Santa Misa presenta nuevamente imaginería militar. Es como si nuestra Santa Madre estuviera tratando de enfatizarnos algo: somos soldados peregrinos que marchan por este mundo y sería mejor que fuésemos disciplinados si vamos a alcanzar nuestra patria. Lo siguiente estaba en el Sacramentarium Veronense del siglo VII.

“Protector in te sperantium, Deus,sine quo nihil est validum, nihil sanctum,multiplica super nos misericordiam tuam, ut, te rectore, te duce, sic bonis transeuntibus nunc utamur, ut iam possimus inhaerere mansuris.”

Me gusta bastante el agradable zumbido aliterativo[1] y los dos emparejamientos, el concertado nihil y los ablativos absolutos. Esto está finamente pulido. Rector y dux respectivamente son “rector, guía, timonel, jefe, regente” y “guía, conductor, general, jefe”.

Traducción: “Protector de los que creen en ti, Oh Dios, sin los cuales nada es eficaz, nada santo, multiplica tu misericordia sobre nosotros, para que, siendo nuestro timonel, nuestro comandante, podamos hacer uso de las cosas que pasan como para poder unirnos a aquellos que perdurarán”.

La semana pasada nos enteramos de la “vigili custodia … guardia vigilante”. Hoy oímos hablar del protector, “guardia”. La semana pasada oramos para que Dios multiplique sobre nosotros los dones de su gracia. Hoy pedimos el blindaje de protección de la misericordia. Le rogamos a Dios que nos proteja del lodo de este mundo que pasa y que nos permita aferrarnos a nosotros solo aquello que será de beneficio. La semana pasada se nos exhortó a la vigilancia para seguir los mandamientos de Dios. Esta semana parece que estamos en la marcha que Él ordenó.

Nuestro enemigo Satanás y sus ángeles caídos son seres reales y personales que desean nuestra condenación y agonía eternas junto con ellos en el infierno. Este mundo tiene un príncipe caído, un ser espiritual que es un poderoso ángel caído (cf. Juan 14, 30). Jesús es nuestro Rey, nuestro gran Capitán en nuestra batalla en curso contra todos los malvados en este mundo. Cristo Jesús ha quebrantado el poder del infierno sobre nosotros, pero por un tiempo todavía estamos en este dominio controlado por el demonio. Pero el enemigo solo puede manipularlo en la medida en que nuestro Dios misericordioso lo permita en Su providencia.

¿Podemos confiar en los oficiales humanos que nuestro Rey ha comisionado? En esta peligrosa marcha por el país, necesitamos un clero fuerte, seguro, valiente y claro, que no cause confusión ni dudas cada vez que hablen. Oren por los obispos y sacerdotes.

[Visit fatherzonline.com]

Fuente: Catholic Herald

Traducción: Una Voce BAJA


[1] Se llama verso aliterativo, o también verso aliterado o verso germánico, a aquellos versos que emplean la aliteración como principal técnica métrica para dotarse de estructura rítmica, en oposición a otras tradiciones poéticas occidentales que emplean la rima o los patrones silábicos como técnica poética.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s